La ruta del ébola comienza en nuestros coches.

En este articulo, varios autores y científicos de diversas universidades del mundo, hablan de la elación que existe entre las pandemias que se dan hoy en día y el sistema económico mundial, que manipila a su antojo el tipo de cultivo, recursos más explotados y en general, las vidas de las personas.

Por otro lado ,los cambios en el ecosistema de la zona, de un mosaico de pequeña agricultura familiar y biodiversidad, a un uniforme y pobre monocultivo, son los que han favorecido la trasmisión del virus de la fauna portadora a las personas, sobre todo este tipo de monocultivos de palma aceitera o palma africana, y que atraen especialmente a los murciélagos frugívoros del bosque, anfitriones privilegiados del virus, que después pueden transmitirlo a las personas a través de sus orines, excrementos o saliva. Lo que habría que reflexionar y denunciar es por qué empresas estatales o extranjeras están apropiándose de estas tierras muchas veces acompañada de intervenciones del ejército o de la policía para frenar la resistencia de la gente en un fenómeno de acaparamiento de espectaculares dimensiones, para generar cultivos de palma, y que todo ello lleve a la propagación del ébola, sin que ellos se hagan responsables y no se tome medidas, solamente cuando en Europa aparece la enfermedad.

Nerea Graciela Lemos Abril.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s